Archivos por Etiqueta: MANUEL MENDEZ FOTOTECA CIUDAD DE ZAFRA

Fototeca Ciudad de Zafra: La Tía Ana, 1912.

Hemos pasado una primavera bastante inusual por los días que hemos tenido que pasar encerrado en casa por un brote-pandemia mundial, pero no hay mal que por que por bien no venga. Si en doce años que un servidor lleva liado con el tema de la Fototeca de Zafra, solo he tenido tiempo de poner en orden unos cincuenta mil negativos y fotografías de papel, en dos meses en proporción ha sido de cinco mil negativos, unas tres horas al día, siete días a la semana, pero también he tenido tiempo para rebuscar historias curiosas como la que os cuento a continuación.

Suelo publicar en redes sociales alguna que otra foto del archivo histórico de Zafra, la Fototeca de Zafra y en Octubre de 2019 publique una foto de estas costumbristas, de una niña pequeña que desconocía todo sobre ella, solo que era de Zafra por la señal que indicaba en la parte posterior: “Para mi tía Ana de Zafra 1912”, la foto en sí no decía nada, solo que era curiosa. Pues bien, pasaron unos días y me llega un mensaje privado de una persona que dice que la niña de la foto es la madre de su abuela que también se llama Ana y que al ver la foto publicada le recordó mucho a su abuela y se la enseño y ella reconoció la foto y que por desgracia perdió en la mudanza de Zafra a Jerez de los Caballeros ya hace más de medio siglo y no tenía otra foto de su madre, bisabuela de esta persona y que en la actualidad viven en Huelva. Como no podía de otra manera le envié la foto original a su domicilio pero días más tarde la curiosidad mía me llevo a otra dos fotos parecidas que también era de su bisabuela, la alegría era triple, tres fotos perdidas aparecen después de más de cien años, el fotógrafo era un tal Martínez de Estudios Madrid que me imagino que sería por encargo como era algo habitual en esos años y que se hacía también desde Zafra aquellas familias que se podían permitir el lujo de hacerse una foto en estudio. De toda esta aventura me quedo con la satisfacción de devolver tres fotos a su dueña, de generar algunas alegrías a una abuela, una nieta, una bisnieta y una tataranieta y también de poder disfrutar de un chorizo de Huelva como agradecimiento por las fotos. No es la primera vez que algo parecido ocurre con el tema de las fotografías antiguas, desde una casa de la abuela en la calle Jerez, el coche de su abuelo que aparece aparcado en la plaza Villa de Madrid, una hermana de su abuelo, el padre…, cosas que a uno le sirve para seguir rebuscando historias bonitas y no tan bonitas que suelen ocurrir cuando uno se adentra en este mundo de sacar color a la historia de un pueblo.

Fototeca Ciudad de Zafra: Estamos pasando unos…

Estamos pasando unos “momentos” que pocas personas en este mundo han vivido antes, lejos de esa peste de hace cien años, esto es nuevo para todos nosotros, ni en la más remota película de un sábado por la tarde, el guión no podía ser más dantesco y triste, ya no solo por los muertos que se no han marchado, también por esos besos que no llegan a la persona amada. En estos días hemos estrechado los lazos gracias a la comunicación virtual, ¡Bendita comunicación!, hemos mandado besos y abrazos y muchos “cuidaros”, hemos visto en redes sociales fotos de jóvenes que recuerdas otros momentos vividos, amores que se han dejado de ver, amistades que vivimos ahora en periodos de espera. Hablan mucho estos días de niños y de niñas, de esos mayores que necesitan salir a la calle con todo el derecho del mundo, pero no hablamos de esos otros, de esos jóvenes que en una edad que todo es correr, bailar, amigos, estudiar y besar, siguen en sus casas como leones, pocos son los que se han saltado las normas, para ellos su mundo es su habitación, el salón compartido y el móvil que les lleva a traspasar los muros, se acercan a sus amigos y compañeros de clase de otra manera, sirva un ejemplo las lágrimas de ese amigo que ha visto morir a la madre de un buen amigo y en estos momentos de compañía, solo puede decir un lo siento desde la frialdad de la lejanía, sin ese abrazo que todo necesitamos en esos momentos, el te quiero se convierte con más fuerza estos días alejados los unos de los otros, los jóvenes también lo viven en una edad que necesitan de sus amigos y de sus amigas, la calle también es su escuela, la pandilla también educa, el instituto es algo más que aprender, valga el comentario de hace unos días de un profesor a un alumno: “Os necesito como necesito a mis hijos…”.

   Si algo podemos aprender a valorar en estos días es a tener tiempo para los demás, saber escuchar y saber que la naturaleza es nuestra gran casa, ellos, los jóvenes son luchadores, idealistas y rebeldes, en ellos vemos las grandes manifestaciones que cambian el rumbo de la sociedad, ellos en estos momentos están callados, nadie les pregunta nada, siguen con sus estudios a diario, con sus tareas como si esto nunca hubiera ocurrido, tienen tiempo para jugar con sus hermanos, algunos con sus padres y madres, otros con el ordenador, hemos sacado juegos de la niñez, puzzles y juegos de magias, libros y pelotas que hacemos rebotar una y otra vez en la pared del comedor y la noche se convierte en ese momento de hablar con la chica o el chico que queremos, con ese amigo o amigas que estando tan cerca, parece que esta tan lejos, la noche se llena de mensajes en red, de lágrimas por no poder dar un beso, son muchos los días ya, y esta pesadilla se hace pesado, se nos va una primavera del 2020, una amarga primavera sin besos, con un cristal por medio, con caretas y guantes, quizás nuestras vidas sea ya eso, nadie lo sabe, no veo un día de piscina con mascarilla, no lo quiero ver, no quiero un beso con una tela por medio, ellos no lo quieren. Un futuro incierto, pero puede ser esperanzador para otra forma de amar, de mirar la naturaleza, de ver si merece la pena estudiar para ser un buen médico o enfermera, de valoras las otras profesiones que sin ellas, estos días no hubiera sido lo mismo.

Adelante chavales, chavalas, el mundo necesita compromiso y abrazos.

Fototeca Ciudad de Zafra: Vivimos de la Fotografía

No es una expresión para decir que me gano la vida haciendo fotos ya que sería falsear la realidad, verdaderamente su significado lo aprendí en un curso sobre restauración de archivos fotográficos, de cómo hacer de un trozo de celuloide, una historia para contar, de darle vida a un trozo de papel que representa unas caras o una vida cotidiana de un pueblo o ciudad o de una fiesta o de un acto religioso. Resulta reconfortante encontrar un negativo perdido en una caja de cartón de hace cincuenta años junto a sus nóminas, sellos, estampas de comunión, de misas de difuntos…, un negativo que uno cuando llega a casa lo primero que hace es “amontonarlo” con el resto, ya que son muchos los que llegan a la Fototeca de Zafra y esperar tener tiempo para darle esa vida nueva, pues bien, ese negativo al estar roto es una superación personal para mí, lo tengo que restaurar, pegar, limpiar, datar y empieza la verdadera historia, aparecen unas caras, una casa, una calle y uno empieza a investigar (cada negativo o foto de papel se investiga), pero para mí no me dice nada, una de  tantas que salen y archivo, paradoja de la vida (de la que vivimos), comparto ese negativo una vez restaurado y en el papel en un grupo privado, lo que hace que la foto se difunda por aquellos que amamos la fotografía antigua, y mira por donde ese negativo encontrado tiene vida propia, sabemos quiénes son, son los bisabuelos de Pablo, un señor de Badajoz que vivió hace unos muchos años en Zafra y que se marchó en los setenta a otra ciudad, cosas de la vida y al resultar algo “chocante”, necesito más prueba para corroborar lo que me dice y terminar la historia del negativo encontrando en una caja de zapatos, pues bien, tengo las prueba, la casa es la misma, la calle es la misma y me envía algunas fotos parecidas  de sus familiares, no tengo dudas, son Antonio y Josefa, los bisabuelos de Pablo, como es normal me pide una copia de la foto y yo encantado se la mando.

Lo vivido en cada fotografía es eso, encontrar fotos de bodas que se han perdido pero que alguien tiene una en un rincón de la casa es empezar a contar otra historia, en la Fototeca hemos vivido experiencias muy gratas, fotos perdidas por un incendio, por un divorcio, por un familiar que se lleva todas las fotos de la familia y deja al resto sin ningún recuerdo, cosa de la vida.

Recuerdo bien otro momento vivido de una foto que se llevó un nieto para Madrid, con buena voluntad al morir su abuelo como entre tantas cosas, se llevaron una bolsa de fotografías que su abuelo guardaba con cariño y sin darle importancia se la llevo, pasaron mucho tiempo y como toda foto tiene su negativo, el negativo apareció sesenta años más tarde entre otros miles, de Pimiento de Zafra,  gracias a esta nueva aparición recuperamos para los otros nietos, las fotos de sus abuelos, el nieto se llevó las foto pero entre tantos papeles las perdió o la rompió. Lo que más nos duele o nos gusta a los que amamos la fotografía antigua, es encontrar en un contenedor de basura, entre los ripios de una obra, en un vertedero o en una caja arriba de un armario ya desahuciado, fotos y más fotos.

Fototeca Ciudad de Zafra: LLEVAR UNA FOTOTECA ANTIGUA E HISTÓRICA DE UNA CIUDAD

Llevar una fototeca antigua e histórica de una ciudad, no es nada sencillo y ya lo hemos hablando en esta revista otras veces, desde buscar esas fotos en archivos familiares, fondos fotográficos de profesionales de finales del siglo XIX y XX, rebuscar por esos cajones de muchas casas, mirar documentos…, y luego datarlos, ponerles nombre y apellidos, buscarle un sentido a lo que representa cada foto, sin antes tener que digitalizar y reparar muchas de las fotos y películas que nos llegan de todos lados, cosa que agradecemos y sin estas aportaciones y estudios, sería imposible tener un Archivo fotográfico de la ciudad, en este caso de Zafra.

Pero uno de los trabajos que tenemos en la Fototeca de Zafra y quizás es el menos visible pero a la vez, muy importante como fuente de información y documentación, es la de ser un espacio educativo para todas aquellas personas que le ha servido en sus estudios de fin de carrera o máster universitarios, entre ellos hemos tenidos estudiantes de Zafra, Sevilla, Fregenal de Sierra, Mérida y Córdoba, todos ellos buscaban información sobre arte, patrimonio, arquitectura e historia de la ciudad, entre otras muchas cosas y la fotografía ha sido el soporte vital para hacer sus estudios, como ellos mismos han reconocido, por desgracia para nosotros no disponemos de un lugar apropiado para desarrollar estos trabajos y han sido realizado en la mesa de un bar con un ordenador y mucha calma, para este tipo de trabajo es necesario mucha paciencia, pasar ciento de fotos para encontrar lo que uno necesita, mención merecer un estudiante de Sevilla haciendo un máster sobre Patrimonio Cultural de la baja Extremadura, un recorrido por Zafra y buscando todas aquellas fotografías que daban un interés a su trabajo, desde la Candelaria al convento del Rosario, gracias a que tenemos la fototeca por departamento y es sencillo de buscar dentro de las miles de fotografías. Recuerdo también a una estudiante de arte y más a la recuperación de fotos antiguas, un trabajo de categoría e ilusiónate para ella y para mí, no solo es buscar la foto, es tratarla como un paño de un lienzo importante, sacarle todo el partido a la misma, desde el papel, las letras impresas, fechas, liquido de revelado, etc., y también recuerdo a dos chicos del Instituto Stmo. Cristo del Rosario del Zafra, buscaban información sobre el crecimiento demográfico de la ciudad y la importancia de la feria de San Miguel, fue un trabajo de unos cuantos meses de buscar el material que necesitaban, sus caras de felicidad e ilusión de tener algo para hacer su trabajo de clase.

La Fototeca de Zafra no deja de ser un gran proyecto cultural que se hace día a día y que sirve para no perder entre otras cosas la identidad e historia de la ciudad de Zafra, son muchas las personas que me llaman para una foto para una revista, una publicación o una copia de una foto para recuerdo, a todos ellos le intentamos agradar y servir dentro de nuestras posibilidades.

Por ello desde esta revista que llega a tantas casas de nuestra comarca, queremos compartir y ofrecer todo este trabajo a la comunidad, no es algo personal es algo que se hace con la colaboración de muchas personas y se hace viva, en esos estudiantes y profesionales que la utilizan, no es algo propio y es un servicio que se ofrece totalmente gratuito para servirse de ella, siempre que sea para divulgación e investigación.

Fototeca Ciudad de Zafra: ¿Te acuerdas?

Si hablamos de Zafra estos días, tenemos que hablar de un acontecimiento de los más importante que tenemos, la feria, ya en su punto y final, no entenderíamos la feria sin Zafra y Zafra sin su feria, como tampoco la vida de la comarca que rodea a nuestro pueblo, la feria de Zafra no es local, es comarcal, regional, incluso algo andaluza, en Sevilla también se habla de la Feria de Zafra, aunque ya no de sus toros, que han dejado de ser de primera división, relegando solo a dos días, uno no entiende de toros, se deja llevar por lo que escucha o puede leer, la feria de Zafra tiene muchas ventanas al mundo, un pueblo con pocos más de dieciséis mil habitantes, tiene la feria más grande de Extremadura y una de las más importante del mundo, sus ecos llegan incluso a Lisboa donde puedes ver carteles de viajes a la feria de Zafra, también lo podemos ver en Zaragoza, Salamanca, Madrid, Málaga…

El fin del verano lo marca la feria de Zafra, empieza a llover, se marchan los últimos estudiantes, se compran los aperos de labranza ¿Te acuerdas del rastro del parque?, se quedaban bien entrado el otoño, o la venta de turrones en el edificio de Telefónica, ese Salón Romero a reventar de gente, negociando la venta de ganado, recuerdo bien una caseta en el centro del pueblo, Salón Rociero, techos altos de cocheras antiguas, a tres minutos del Parador y a cinco de mi casa, por cierto, una noche tardé en llegar dos horas, cosas de la vida…, ese Viruta, donde se concentraban toda esa juventud de Zafra entre la puerta de Badajoz y el Hotel Huerta Honda, miles de personas bailando sobre tierra, su suelo no era de piedra, ni de cerámica, solo era tierra…, ese Hotel Huerta Honda donde las amigas y algunos amigos esperaban a los toreros de más nombre de la época, todos querían una foto, yo solo quería ver sus coches…, los ochenta fueron especiales, buenos conciertos como los de Hombres G en el parador, cuando en Zafra se hacían conciertos de los buenos, de esos que a uno le marca para toda la vida y lo recuerda bien…, lejos quedan esas ferias donde no existían las casetas del ferial, era la plaza chica, la calle botica, el Emilio…., el casino, el centro, el club privado del Huerta Honda…., “Era un Domingo en la tarde , fuí a los coches de choque y estaban pinchando el disco que a mi tanto me pone fuí a sacar cuatro fichas y me compré un abono y estuve oteando en la pista pa busca un coche rojo”, jajaja, Camela en los coches chocones, eléctricos…., nuestros primeros amores de feria, mis cincuentas pesetas que perdía todos los días jugando a una ruleta llena de billetes de mil pesetas que era imposible que no me tocara a mi, pero nunca me toco como tampoco nunca pude ver la mujer de dos cabezas la mujer serpiente, la burra de ocho patas…, simplemente por ser todo una historia fantástica para nosotros…

Cada feria siempre ha sido diferente, la de nuestros padres, abuelos, hijos, amigos, vamos a nuevas aventuras, la publicidad que desde bien temprano nos daba la lata con esos altavoces grande que tenía el Zoo de Almendralejo metido en la cama, muchos lugares nuevos, plaza grande, plaza Alcázar, plaza España, plaza V Centenario, plaza José González…., y ahora ya desde 1966 tenemos un gran Real de la Feria, dentro de la ciudad, naves muy bien organizada para el ganado, la industria agroganadera, la sartén y el cuchillo que corta de todo, casetas para disfrute del pueblo, los “carraritos” que se meten dentro de las casas y eso si es una cuenta pendiente…, es la feria de Zafra, la feria de la comarca, la feria de la región y la feria de España, la mejor feria ganadera del mundo…, donde los fuegos artificiales ponen fin a siete días, catorce días de fiestas y actividades, lo mejor de todo, el olor a tierra mojada en los días posteriores…, empieza a llover…

Fototeca Ciudad de Zafra: COMO ARCHIVAS Y DOCUMENTAR LAS FOTOGRAFÍAS HISTÓRICAS

Hemos hablado muchas veces en estas páginas de la revista comarcal AGENDA, de la Fototeca de Zafra, del trabajo que se hace detrás de este proyecto de divulgación y proyección de un apartado de la cultura, en este caso de un patrimonio cultural fotográfico, hoy queremos hablar de los objetivos específicos y no de los generales que hablamos hace ya unos meses, entre ellos destacamos:

CALLE 18 DE JULIO 1959
PUBLICIDAD 1963

El adquirir unos conocimientos necesarios para gestionar adecuadamente una conservación de un fondo fotográfico patrimonial atendiendo a sus necesidades de preservación, y conservación y para ellos es necesario de disponer de un lugar a una temperatura adecuada no superior a los 15 grados para no dañar los negativos o su deterioro, como las películas que nos llegan, disponer de unas cajas cerradas sin que pueda entrar humedad y luz directa para aquellas fotografías que son de papel  o  tarjeta postal.

NIÑO 1952 EN RESTAURACIÓN

Conocer e identificar los diferentes procedimientos fotográficos en fotografía analógica de los siglos XIX y XX y ahora también ya de lleno en el siglo XXI con las nuevas técnicas fotográficas. Saber identificar y prevenir los procesos de deterioro que les son propios, y adquirir nociones básicas de restauración y preservación en los originales y en las reproducciones digitales que se realicen. Adquirir pautas para la digitalización de fotografías analógicas y para la adecuada difusión de estos originales, en este caso cada negativo o fotografía que llega a nuestra manos, pasa por muchos procesos, desde la digitalización, restauración, copia del original, limpieza, archivo y guarda y custodia de los mismos, siguiendo los pasos que anteriormente hemos citado, todo ello con una ficha identificativa de nombre del fotógrafo, fecha y lugar y motivo de la escena, este trabajo es siempre complicado al no tener mucha información o carecer de ninguna. Lo que dificulta  mucho este último proceso de investigación.

Y por últimos nos congratula saber que desde el Ayuntamiento de Zafra y dentro de las obras que se ejecutan en el Hospital de San Miguel, y que será sede de la Biblioteca de Zafra y Archivo Municipal, podemos contar con un espacio para la divulgación y difusión de la Fototeca, siendo también un centro de estudios para todas aquellas personas que necesiten de este espacio para sus trabajos o ediciones o artículos y ya ponemos acento en un lugar para realizar cursos sobre investigación y reparación de fotos antiguas, y como datar cada foto y el estudio de la época, y exposición de diferentes trabajos que se puedan realizar por temática, esperemos ver pronto realizado este nuevo proyecto que nos tiene ilusionado

« Entradas Anteriores