ALGO FALLA. – PRIMEROS SINTOMAS EN PROBLEMAS NEURODEGENERATIVOS

Las enfermedades neurodegenerativas en personas mayores (demencias como el Alzheimer, la demencia fronto-temporal, demencia por cuerpos de Lewi o el Párkinson), son la punta del iceberg de una serie de problemas que se van fraguando años antes de que aparezcan estos diagnósticos.

Debido a este hecho, es de vital importancia que podamos valorar e identificar correctamente las primeras manifestaciones cognitivas, conductuales y emocionales que con su desarrollo provocan los cuadros clínicos característicos de las patologías mencionadas.

Conviene también decir que no porque tengamos despistes ocasionales de memoria, no salga una palabra o no conocer puntualmente a alguien, tenga necesariamente que desarrollarse un problema tan importante y grave como el Alzheimer. Existen diferentes grados dentro de algunos problemas neurológicos que podemos encontrar durante la tercera edad media y tardía, y no todos llevan necesariamente a una enfermedad.

Dicho esto, vamos a intentar saber detectar estos primeros síntomas que nos puedan poner en modo “alerta”:

– Cuestiones relacionadas con la incapacidad de retener información nueva en la memoria y poder recordarla después: el problema aquí puede venir de fallos en la memoria o la atención. Sucede muchas veces que lo que pensamos son cuestiones relacionadas con la memoria provienen de una capacidad reducida de mantener la atención durante un tiempo prolongado o saber seleccionar qué cosas es importante que “enfoquemos”, entre otras causas. Esto provoca que, al ser incapaz de atender a lo que hacemos, su fijación en la memoria sea deficiente.

– Problemas cada vez más claros relacionados con actividades complejas como la gestión económica, toma de medicación, manejo y coordinación de los asuntos domésticos, planificación y desarrollo de la comida y recetas, la capacidad de conducción… son las actividades cotidianas que más recursos cognitivos demandan (más que, por ejemplo, la capacidad de alimentarse o vestirse). Los fallos que comencemos a detectar en ellas pueden ser claros indicadores de que algo no va como debería.

Falta de iniciativa para realizar actividades que nos resulten agradables, continuas quejas de que “ya no se sirve para nada”, ausencia de emociones llamadas “positivas” como la alegría o la tranquilidad, cambios en el comportamiento o desinhibición en su forma de ser, dejadez personal o falta de aseo, ausencia de apetito y abandono físico. También el estrés y sufrimiento emocional conlleva daños a nivel cerebral que acentúan problemas existentes.

– Déficits en el reconocimiento de objetos cotidianos o en su uso. Este tipo de problemas usualmente comienzan a aparecer en etapas más avanzadas dentro de una posible enfermedad. Por ello, son signos claros de problemas más importantes que un olvido.

Problemas relacionados con la orientación espacial (desorientación en trayectos conocidos, por ejemplo), orientación temporal (desconocimiento del día, mes o año, de los diferentes momentos del día…) u orientación personal (problemas en saber datos relativos a nosotr@s mism@s como fechas de nacimiento, edad, cumpleaños importantes…).

Todas estas señales son orientativas y pueden servirnos para valorar la posibilidad de que algo esté sucediendo. Lo realmente importante es que cuanto antes se pueda actuar, más lento será el desarrollo de una posible enfermedad y antes podemos comenzar a entrenar las capacidades que permitan mantener la mayor independencia y calidad de vida posible. Además está demostrado que la prevención, la estimulación y rehabilitación y dar los apoyos necesarios son las armas más efectivas que hoy tenemos para ello.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.