La comodidad de la obediencia

Los hombres nacemos dos veces; cuando salimos del interior de nuestra madre, y cuando nacemos a la luz de nuestro proyecto de vida y nos convertimos en constructores de lo que seremos.  Eso lo que nos diferencia del resto de los animales. Porque un animal, para hacer el recorrido vital que la naturaleza espera de él, solo necesita haber nacido y vivir el tiempo necesario para completar su ciclo. Lo que ocurre en su vida es lo que está previsto por la naturaleza que ocurra porque es solo biología. Pero un ser humano, que también es biología, es mucho más que eso; es un proyecto de realización como persona ante la cual se despliegan un sin fin de posibilidades de hacer realidad su humanidad. Hablo del milagro de que cada hombre y cada mujer tienen la condición de ser seres únicos e irrepetibles y por una sola vez. Ni antes ni después de él, o de ella, habrá otro igual. Ahora bien, para poder consumar el hecho excepcional de esa singularidad, un ser humano tiene que ser capaz de desarrollarla dándole contenido, mediante un recorrido educativo que le confiera la capacidad de discernir con libertad la forma de encarar su vida.

Solo así, desde la independencia y la capacidad del análisis crítico de la realidad, un hombre o una mujer, podrá ser un ciudadano, preparado para incorporarse a proyectos colectivos, sea en el orden político, cultural, étnico, etc. Porque cuando las personas nos sumamos a ideales o aspiraciones comunitarias, sin haber recorrido previamente ese camino de edificación de nuestra unicidad, y no hemos desarrollado una cosmovisión propia del mundo que nos rodea, constituimos nuestra identidad personal a partir de la identificación con aquello o aquellos que consideramos “lo nuestro”, o “los nuestros”.  O sea, el partido, la etnia, la patria, etc. De esa forma dejamos de ser nosotros mismos para ser “todos”. No con todos, que sería un acercamiento a los demás a partir de lo que uno es, sino para ser un elemento más de una entidad que no es nada porque no es nadie. 

Pero es cierto que los seres humanos tenemos una propensión a dejarnos llevar por lo grupal, y a que sea otro, u otros, los que decidan por nosotros. Tenemos un apego animal a la comodidad de la obediencia, a la seguridad que nos brinda formar parte de un conjunto, y seguir al que suponemos que sabe. A ese que dice: “yo sí sé lo que les conviene”. Por eso triunfan, muchas veces de manera incomprensible, esos líderes iluminados que se consideran a sí mismos los únicos capaces de interpretar la realidad, y que homologan la disidencia con sus ideas, con la beligerancia, y el pensar con traicionar. Generalmente, el secreto de sus éxitos, siempre temporales, reside en su capacidad de crear en el seno de la sociedad un “nosotros” y un “ellos”, separados por una línea divisoria, (a veces la llaman cordón sanitario, término de claras reminiscencias nazis) que delimita el bien del mal. En el campo del “nosotros” está la verdad, la razón y la justicia. En la demarcación de los otros, o sea, de “ellos”, solo existe la mentira y la malignidad.

Son los caudillos que usan el poder y el odio para convertirnos en súbditos obedientes. Bien a través de la persuasión y el prebendalismo, o bien con la criminalización y la irrelevancia social de todos aquellos que se opongan a sus verdades absolutas. Estos líderes han existido y existirán siempre. Posiblemente nunca nos podremos librar de ellos porque surgen de nuestra condición de animales gregarios, pero podemos combatirlos incesantemente, ejerciendo nuestra humanidad con plenitud, en una constante lucha contra la confortabilidad de la ignorancia.

Agustín Vega Cortés

Zafra, Julio de 2021

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .