Desde la Cocina: Las fiestas de mi pueblo.

El verano es siempre sinónimo de fiestas en los pueblos, donde se llenan sus calles de carpas, banderines y escenarios de orquestas, para celebrar por todo lo alto sus días grandes, sin duda uno de los momentos más bonitos del año del pueblo, pero los que vivimos en los pequeños pueblos ya estamos acostumbrados, pero a los amigos y familiares que vienen a visitarnos en el verano llamados “forasteros” de la capital y las grandes ciudades es algo diferente, ya que no están acostumbrados a nuestras costumbres fiesteras de pueblo y pueden terminar al final del día en el arroyo, en el pilón o en cualquier alberca.

Cuando estamos de fiesta en el pueblo los forasteros no se deben ir a la cama antes que nosotros, la hora de acostarse no se mide en el tiempo, sino en fritanga, si no te has tomado unos churros no te puedes ir a la cama, y si hay alguno que es un flojeras, lo amarramos bien hasta que abran el puesto de los buñuelos y churros con chocolate.

Otra cosa muy importante es ponerle un “mote” al que viene de fuera… y durante todo el tiempo que esté en nuestra localidad, ya no tendrá el nombre de donde venía de la ciudad, sino otro como el chirla, el tarugo, el orejas etc, y cuando se marche el mote se queda en el pueblo hasta que venga el año que viene.

Aquí en las verbenas no tenemos copas de balón de cristal, aquí tenemos vasos de plásticos, la medida del cubata sigue siendo el vaso de tubo, ese recipiente casi extinguidos en los bares de las capitales….pero aquí no, y que no se les ocurra refunfuñar, porque esos vasos de plástico no sólo se utilizan para beber, sino que también sirven para ir cuidando el pequeño tapiz de colillas y trocitos de plástico con el que el suelo va adornándose durante toda la noche.

Si el forastero tiene intenciones libidinosas con alguien, no lo anuncies, en los pueblos los seis grados de separación suelen ser bastantes menos, y la probabilidad del que pretendido o pretendida sea novio, exnovio, rollo, antiguo rollo, primo o hermana del que te ha invitado al pueblo o de alguien de su cuadrilla es alta.

Si una señora te saca a bailar…baila, los mayores de los pueblos tienen un aforamiento especial, que les permite sacar a la pista, sin preguntas, sin mediar palabras, desde su nieta de 3 años al alcalde, incluido los forasteros.

Si pides in gin-tonic…no preguntes que ginebra tienes…aquí sólo hay LARIOS Y DYC, y en la barra sin prisas, no quieras llegar a la barra marcando ritmos, aquí hay bebidas para todos.

Si alguien se ríe de tu acento, te aguantas, tú puedes reírte también de nosotros…pero por dentro… si te ríes en alto…al PILÓN.

Hay canciones que son obligadas bailar y cantar, a lo mejor no te gustan estos estilos de música, pero estos temas hay que llevarlos aprendidos, Paquito el chocolatero, los pajaritos, ave maría de Bisbal, …etc Gritar “ya, para ya” cuando te estén echando el cubata, está mal visto, estás en mi pueblo y tienes que beber como nosotros o más…y si no aguantas las bromas…pues te vas del pueblo… no es broma,… este año lo echaré de menos…pero bueno el año que viene…volveremos con más fuerza y seguiremos bailando, cantando y bebiendo con nuestros paisanos y con nuestros amigos los forasteros…

Carpe Diem Amigos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .