Fototeca Ciudad de Zafra: La Tía Ana, 1912.

Hemos pasado una primavera bastante inusual por los días que hemos tenido que pasar encerrado en casa por un brote-pandemia mundial, pero no hay mal que por que por bien no venga. Si en doce años que un servidor lleva liado con el tema de la Fototeca de Zafra, solo he tenido tiempo de poner en orden unos cincuenta mil negativos y fotografías de papel, en dos meses en proporción ha sido de cinco mil negativos, unas tres horas al día, siete días a la semana, pero también he tenido tiempo para rebuscar historias curiosas como la que os cuento a continuación.

Suelo publicar en redes sociales alguna que otra foto del archivo histórico de Zafra, la Fototeca de Zafra y en Octubre de 2019 publique una foto de estas costumbristas, de una niña pequeña que desconocía todo sobre ella, solo que era de Zafra por la señal que indicaba en la parte posterior: “Para mi tía Ana de Zafra 1912”, la foto en sí no decía nada, solo que era curiosa. Pues bien, pasaron unos días y me llega un mensaje privado de una persona que dice que la niña de la foto es la madre de su abuela que también se llama Ana y que al ver la foto publicada le recordó mucho a su abuela y se la enseño y ella reconoció la foto y que por desgracia perdió en la mudanza de Zafra a Jerez de los Caballeros ya hace más de medio siglo y no tenía otra foto de su madre, bisabuela de esta persona y que en la actualidad viven en Huelva. Como no podía de otra manera le envié la foto original a su domicilio pero días más tarde la curiosidad mía me llevo a otra dos fotos parecidas que también era de su bisabuela, la alegría era triple, tres fotos perdidas aparecen después de más de cien años, el fotógrafo era un tal Martínez de Estudios Madrid que me imagino que sería por encargo como era algo habitual en esos años y que se hacía también desde Zafra aquellas familias que se podían permitir el lujo de hacerse una foto en estudio. De toda esta aventura me quedo con la satisfacción de devolver tres fotos a su dueña, de generar algunas alegrías a una abuela, una nieta, una bisnieta y una tataranieta y también de poder disfrutar de un chorizo de Huelva como agradecimiento por las fotos. No es la primera vez que algo parecido ocurre con el tema de las fotografías antiguas, desde una casa de la abuela en la calle Jerez, el coche de su abuelo que aparece aparcado en la plaza Villa de Madrid, una hermana de su abuelo, el padre…, cosas que a uno le sirve para seguir rebuscando historias bonitas y no tan bonitas que suelen ocurrir cuando uno se adentra en este mundo de sacar color a la historia de un pueblo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .