Zafra: La crisis del COVID-19 (SECTOR EMPRESARIAL).

“LOS FELICES AÑOS 20”

A comienzos de este año, para levantar el ánimo después de tener que soportar una dura década de crisis, entre la gente se oía decir aquello de…: “Felices años veinte”. Parafraseando lo mismo que se comentaba justo hace un siglo tras sufrir los embates y miserias que dejó la I Guerra Mundial.

En aquella época, en los concurridos salones de baile sonaban los alegres ritmos del charlestón. El mundo parecía recuperar la tranquilidad y avanzaba hacia un bienestar incomparable. Un periodo de confort que iba a ser drásticamente interrumpido por el crack acontecido en la bolsa de Wall Street en Nueva York aquel aciago 29 de octubre de 1929.

Dicho suceso, sobrevenido por la alta especulación y la mala distribución de la riqueza, colapsó todas las operaciones bursátiles tras una caída de valores sin precedentes, dejando a millones de personas casi en la indigencia y augurando de nuevo para la especie humana un futuro muy negro que finalmente desembocaría en la trágica y devastadora II Guerra Mundial.

Curiosamente, la crisis que muchos aún estamos actualmente soportando, también surgió en la Gran Manzana neoyorkina de la mano de Lehman Brother, como consecuencia de muchos factores. Véanse la crisis de valores que nos trae el capitalismo exacerbado, la demografía incontrolada, utilizada inmoralmente como mano de obra barata para especular con los precios en un planeta de recursos finitos, o la irrupción de Internet, con sus redes sociales expandidas por todo el mundo, que han posibilitado la nueva era de la Globalización transformado el orden económico mundial. 

Aquellos que nos ponemos a conjeturar tras ver el panorama existente, pensamos que nuestra frágil esfera terrestre no va a aguantar una tercera confrontación bélica a gran escala con armas de destrucción masiva de por medio. Porque, en ese escenario apocalíptico, todos perderíamos. Esta vez ese sistema de depuración tan primario y destructivo quedaría obviamente descartado. Hipotéticamente entonces, llegados a este punto, se podría egoísta y peligrosamente eliminar de dos maneras altamente efectivas a una parte de la humanidad, atacando las debilidades que hallamos en nuestra frágil salud tras someterla a una pandemia. La primera, de forma artificiosa, que pudiera alcanzarse con un virus sintético fabricado en laboratorio. Pero, este supuesto método deja siempre un rastro evidente y quien lo propagara quedaría seriamente estigmatizado perdiendo toda la credibilidad ante la opinión pública mundial. Llegados a la segunda hipótesis, que es la que ha ocurrido en realidad, como así lo atestiguan prestigiosos centros de investigación al determinan firmemente que el SARS-CoV-2 se originó a través de procesos naturales… Este patógeno, el COVID 19, de forma indiscutible, va a provocar, como bien sabemos, dos tipos de impactos claramente diferenciados sobre la sociedad: el sanitario; el cual nos tendrá en jaque hasta que se encuentre la vacuna que contrarreste sus demoledores efectos. Y, tras él, el económico; por ese forzoso confinamiento de la población que va a venir a modificar las pautas de conductas al tener que observar unas estrictas normas para su no propagación. Ambos, pavorosa y lógicamente depararán drásticas consecuencias en este primer tercio del siglo en el que podremos atestiguar, sin género de dudas, que estamos ante la III Guerra Mundial.

   El desalentador escenario, según las últimas cifras que se registran en el Banco Mundial, nos dicen que la economía sufrirá un bajón en el PIB de entre el 2,3% y el 4,8% (2,7 billones de euros) de la riqueza mundial. Dejándonos importantes zonas económicas en clara recesión. Por ejemplo, en el conjunto de la zona Euro, en la que, según el FMI, prevé una bajada del PIB del 7´5 % y un repunte de un 4´7 % en 2021. En nuestro país se cree que llegará al 8% este año, siendo la mayor caída desde la Guerra Civil. Escalando la deuda hasta el 115% el año que viene. En cuanto a los datos de paro en España, se conjetura que pasaremos del 14´1 % del año pasado al 20´8 % en este 2020.

Sobre si la esperada vuelta a la normalidad en nuestro país va a tener forma de V o de U, emerge la posibilidad de que su recuperación tenga forma de serpiente alargada, siendo gradual y desigual por sectores (según la consultora Deloitte).

Aquellos que son optimistas prevén una recuperación en tres fases: La primera de ellas es de aislamiento y restricción a la movilidad que podría finalizar a principios de junio. Hasta entonces habrá una paralización casi total, dejando a sectores claves para la economía de España de mucha mano de obra, como la que hallamos en la restauración, el comercio, los viajes… A partir de esa fecha la economía entraría en una fase de estabilización en la que dicha actividad se reanudará de forma gradual. Se cree que los sectores más beneficiados puedan ser la restauración y el ocio, por el deseo de las personas de olvidar la dureza de esta pandemia y su confinamiento. De igual manera se piensa que ocurrirá con el comercio, por los aplazamientos de compras durante los meses anteriores.

En cambio, sectores claves para la economía, como pueden ser el turismo y los viajes, estos tendrán una recuperación más lenta. Activándose primero el del interior de nuestras fronteras. El internacional seguirá muy deprimido, al menos hasta el año que viene. De las medidas, tanto sanitarias como económicas que se están adoptando desde el Gobierno de nuestro país… podemos decir, en cuanto a la primera, que se encuentra desbordado. Por no haberlas atajado cuando la OMS se lo advirtió en el mes de enero. Ahora nos hallamos con las peores cifras posibles a asumir. En relación a las económicas… A grandes rasgos diremos que desde el Ejecutivo se habla mucho de moratoria o de hibernación para aplazar los pagos a las empresas. Pero mucho nos tememos que dichas medidas vendrán a convertir en ERE los ERTES que, de alguna manera, han mitigado en lo posible el impacto económico que supone el no tener ningún tipo de ingresos en las empresas por falta de actividad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .