Salva tu Vida: Coronavirus vs Coronavida

La pandemia del coronavirus nos tiene sumidos en una pesadilla desde hace ya un tiempo, todo parece un mal sueño del que de repente   nos hemos despertado y de golpe estamos viviendo una auténtica realidad como en las películas de ciencia ficción.

El coronavirus nos va a hacer cambiar de perspectivas vitales, nos va a enseñar a valorar lo qué es verdadero, nos enseñará a darnos cuenta del capital humano que poseemos y por desgracia en muchos momentos no apreciábamos por el despiste del capital económico que perseguimos y no tenemos. Esta situación nos va a hacer más fuertes en muchos aspectos, cambiándonos para siempre. Aunque parezca el fin del mundo, no lo es. Está habiendo y habrá sufrimiento para muchas personas, pero debemos enfocar nuestra energía en las lecciones positivas que nos va a dejar esta crisis.

Una de las grandes lecciones será valorar más al sector primario, agricultores y ganaderos, esas personas que pasan desapercibidas y que nos estamos dando cuenta ahora más que nunca que son sectores vitales para nuestra supervivencia. También un gran reconocimiento a esas limpiadoras anónimas que realizan sus labores y que ahora valoramos más que nunca su valía.

Valoraremos a otros héroes y heroínas, a los que trabajan en la Sanidad, podemos estar orgullosos del sistema sanitario que tenemos y valoraremos más a las fuerzas de seguridad del estado.

Valoraremos más la naturaleza, un atardecer, un amanecer, será un verdadero placer contemplarlos con nuestros seres queridos y apreciar el valor y la importancia de un “te quiero”

Nunca nada nos había hecho valorar tanto un abrazo, una mirada, un beso, una caricia, como hasta ahora. Aprenderemos a frenar y pensar para volver a nuestra esencia, a lo que realmente nos hace humanos.  Al darnos cuenta de esto podremos conseguir frenar el estrés y la ansiedad que nos produce vivir en un estado constante de movimiento, como es ir del trabajo a casa, y de casa al trabajo, viviendo deprisa por tratar de llegar a todo y dejando de lado lo importante, LAS PERSONAS.

Esperemos que la salida de esta crisis sea una oportunidad para aprender como especie y conservar más el planeta. Que seamos menos individualistas y si más colectivistas, sin cooperación, sin solidaridad y sin justicia social estamos abocados a la extinción como especie y como planeta.

Para finalizar comparto un hermoso cuento para que seamos conscientes del inmenso valor que tiene el tiempo y no desperdiciarlo en cosas sin importancia real.

UNA JOYA ÚNICA

  Cruzando el desierto, un viajero inglés vio a un árabe muy pensativo, sentado al pie de una palmera. A poca distancia reposaban sus camellos, pesadamente cargados, por lo que el viajero comprendió que se trataba de un mercader de objetos de valor, que iba a vender sus joyas, perfumes y tapices, a alguna ciudad vecina.

Como hacía mucho tiempo que no conversaba con alguien, se aproximó al pensativo mercader, diciéndole:

– Buen amigo, ¡salud!… pareces muy preocupado. ¿Puedo ayudarte en algo?

– ¡Ay! – respondió el árabe con tristeza

– Estoy muy afligido porque acabo de perder la más preciosa de las joyas.

– ¡Bah! – respondió el inglés

– La pérdida de una joya no debe ser gran cosa para ti, que llevas tesoros sobre tus camellos, y te será fácil reponerla.

– ¿Reponerla? – exclamó el árabe. Bien se ve que no conoces el valor de mi pérdida.

– ¿Qué joya es, pues? – preguntó el viajero.

– Era una joya, como no volverá a hacerse otra.

– Estaba tallada en un pedazo de piedra de la Vida y había sido hecha en el taller del Tiempo. Adornada con veinticuatro brillantes, alrededor de los cuales se agrupaban sesenta más pequeños. Ya ves que tengo razón al decir que joya igual no podrá reproducirse jamás.

– Tu joya debía ser preciosa – dijo el inglés, Pero, ¿no crees que con mucho dinero pueda hacerse otra igual?

– La joya perdida – dijo el árabe volviendo a quedar pensativo – era un día!! Y un día que se pierde… no vuelve a encontrarse. Así que esta situación de pandemia debe ser recordada con el tiempo como CORONAVIDA, que aprendamos la lección y nos sirva para darnos cuenta de verdad del valor de nuestro tiempo en este planeta, para que hagamos buen uso de nuestro tiempo, que es lo único que no podemos comprar. Regala tiempo a tus seres queridos y aprecia a quien te lo dedica, porque te está regalando algo que jamás recuperará.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .