Salva tu Vida: Vapeadores y Cachimbas

Vapear se está volviendo muy popular entre los jóvenes de hoy en día. Vapear significa usar una cachimba, cigarro electrónico u otro dispositivo de vapeo. La mayoría de los vapeadores contienen nicotina y por poca que sea la nicotina es potencialmente un veneno muy adictivo que daña el desarrollo cerebral de los jóvenes y adolescentes. El uso de la nicotina puede causar problemas con el aprendizaje y la atención y puede llevar a la adicción. Y para los que no contienen nicotina, especialmente con sabores a vainilla o canela, podrían dañar los pulmones, tal y como nos dice un estudio estadounidense publicado en Frontiers in Physiology. Estos investigadores expusieron las células del pulmón humano a estos líquidos en el laboratorio, las células aumentaron la producción de sustancias químicas relacionadas con la inflamación dañando seriamente los pulmones. Entre los sabores únicos, la canela y la vainilla parecían las más tóxicas para las células del pulmón.

La Ministra de Sanidad ya anunciaba hace unos días que se va a ampliar la legislación antitabaco para estos dispositivos, que a ciencia cierta causan adicción. Ya circula por las redes y televisión la nueva publicidad que equipara a los vapeadores, cigarrillos electrónicos, aparatos para calentar tabaco y cachimbas a un cartucho de dinamita, todo bajo un lema: “Fumar ata y te mata”.

Ya vamos teniendo datos de que los jóvenes y adolescentes empiezan con estos dispositivos a muy temprana edad y lo alarmante es que con 14 o 15 años ya se están iniciando y más de la mitad usa cartuchos con nicotina. Lo alarmante es que tienen una baja percepción de riesgo, aproximadamente un 76% de los jóvenes no creen que causen adicción y menos aún perjuicios a la salud.

La moda de vapear nació como un aliado contra el tabaco convencional, un arma para ayudar a dejarlo. Los fabricantes no se plantean si el cigarrillo electrónico es inocuo o no, sino sí que es menos dañino que el tabaco convencional y se vendía como la salvación ofreciéndolos como una herramienta en la lucha contra el tabaco.

No creo en esta herramienta para combatir el tabaquismo, dejar de fumar fumando no es la solución. Lo que en realidad ocurre es que esta forma de fumar incita a los jóvenes a fumar el tabaco convencional, es decir se convierte en una puerta de entrada al abismo del tabaquismo ante la mirada permisiva de padres y madres que piensan que estas nuevas formas de fumar son inofensivas. Lo mejor es dejar de fumar, lo dicen los médicos que encabezan la lucha contra el tabaquismo, ellos saben que estos argumentos de estas nuevas formas de fumar son un arma peligrosa. Si tienes un tipo de adicción difícilmente vas a conseguir dejar ese hábito consumiendo lo mismo.

Es verdad que, al no haber combustión, en principio puede parecer un producto menos peligroso, pero todavía no hay estudios que hablen de las consecuencias a largo plazo pueden tener los vapores que desprenden estos dispositivos, tengan o no nicotina.

En este articulo voy a compartir un cuento sobre el valor de la vida que nos queda que vivir para que seamos valientes de vivir la vida que deseamos, libre de drogas.

¿CUANTOS AÑOS TIENES?:

   Cuentan que, en la antigüedad, había un sabio que, por sus conocimientos y por su fama, irritaba al rey. El monarca decidió conocerlo.

Cuando lo vio, lo primero que le preguntó fue la edad, por aquella creencia de que la sabiduría se logra con los años.

¿Cuántos años tienes?

El sabio respondió:

No lo sé.

La respuesta enfureció al rey, porque interpretó que el sabio estaba riéndose de él.

Y le gritó:

¿Cómo te atreves a decirme que no sabes cuántos años tienes? ¿Te estás burlando de mí?.

El sabio respondió serenamente:

No, señor. Ocurre que, a mi entender, los años que tengo son los que me faltan por vivir y no los que he vivido; los que viví pasaron, ya no los tengo; los que viviré son una incógnita.

¡Por lo tanto, no sé a ciencia cierta cuántos años tengo!

REFLEXIÓN:

Cada instante vivido en LA VIDA es un verdadero y maravilloso tesoro, ya lo dice la frase “La vida es bella si así la ves, es corta si la mides, es larga si tus sueños lo son, y es mala si esa es tu intención…”

Por eso es muy certero el consejo de Ph. Chesterfield: “Cuida los minutos, las horas se cuidan por sí mismas”.

En esta vida lo importante no es pensar si el tabaco te va a matar o no, sino en decidir que lo que te queda por vivir, que es lo que realmente tenemos, lo queremos disfrutar siendo preso de la nicotina o no. Tú decides.

Mi pregunta es: ¿Están a salvo nuestros jóvenes de esta nueva moda?.

Si tienes cualquier problema relacionado con alguna conducta adictiva, NO LO DUDES, solicita ayuda y busca orientación para realizar un tratamiento especializado. ¡¡¡No esperes a que sea demasiado tarde!!!

¡¡¡Salva tu vida!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .