Salud para Todos: Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer se define como una enfermedad neurodegenerativa, en la que se produce muerte de neuronas y disminución del tamaño cerebral.

Las lesiones características de la Enfermedad de Alzheimer son microscópicas, de dos tipos: placas seniles (compuestas fundamentalmente de una pequeña proteína llamada “betaamiloide”) y los ovillos neurofibrilares (en los que hay una proteína rica en fosforo que llamamos “proteína tau”) . En la mayoría de las demencias seniles, hasta en un 70%, aparecen este tipo de lesiones cuando se les examina el cerebro al microscopio tras la muerte

No sabemos cuándo empiezan a acumularse estas proteínas anómalas, (hay un 1% de casos de enfermedad de Alzheimer que es hereditario), aunque hay ciertas certezas de que puede empezar al menos una o dos décadas antes de que se manifieste.

Las principales características clínicas son fundamentalmente un deterioro de las capacidades mentales y de la conducta que sigue un curso gradual y progresivo.

Las primeras consultas en Atención Primaria por este proceso suelen ocurrir cuando una persona o un familiar acude por algunos olvidos, dificultad creciente para recordar hechos recientes, cambios de carácter o dificultad para encontrar las palabras. Siempre hay que descartar que estos síntomas no se deban a una falta de concentración, problemas de ánimo, ansiedad, estrés, exceso de preocupaciones o determinadas enfermedades hormonales (como el hipotiroidismo,…)

Serían los primeros síntomas de alarma que la Alzheimer´s Association ha definido en el siguiente listado:

1. Cambios de memoria que afectan a la vida cotidiana (de información recién aprendida, de fechas o eventos importantes, repetir preguntas,…).

2. Dificultad para planificar o resolver problemas (liarse con el dinero o no conseguir hacer una receta de cocina,…).

3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, el trabajo o en el tiempo libre. (dificultad para jugar al domino, para ir al lugar de pesca habitual,…).

4. Desorientación en el tiempo y lugar. (perderse en el barrio, o no saber como ha llegado a un lugar, …).

5. Dificultad para comprender imágenes visuales y relacionar objetos en el espacio (no identificarse ante un espejo, no comprender distancias al conducir,…).

6. Problemas nuevos con el lenguaje oral y escrito. (No reconocer el significado de una palabra, dificultad para leer, problemas para encontrar palabras, vocabulario reducido al hablar o escribir,…).

7. Colocar objetos fuera de su lugar habitual y ser incapaz de recuperarlo (dejar el mando a distancia en el frigorifico,…).

8. Disminución o falta de juicio para tomar decisiones (descuidar la higiene, compras inadecuadas,…).

9. Pérdida de iniciativa a la hora de tomar parte en el trabajo o en las actividades sociales (dejan de involucrarse en proyectos o practicar deportes,…).

10. Cambios en el humor o la personalidad (enfado fácil, recelos, depresión,…)

    Cuando alguno de estos síntomas está presente en una persona es recomendable acudir a su médico de Atención Primaria para evaluar y establecer un plan de seguimiento en la consulta o con otros especialistas neurólogo, geriatra,…

En el proceso de diagnóstico se debe realizar una revisión de la historia clínica, exploración física con una evaluación neurológica básica (descartar Parkinson, signos de Ictus,…), revisar los antecedentes farmacológicos y los síntomas. Además se aplicaran diferentes test sobre conocimiento, memoria, estado mental y psicológico, realizará analítica (en ocasiones de líquido cefalorraquídeo) y también puede solicitar pruebas de imágenes, fundamentalmente la resonancia magnética nuclear.

No disponemos de un “test de evaluación del conocimiento” que sea totalmente fiable para el diagnóstico, los existentes tienen muchas limitaciones estando influenciados por la edad, el sexo, el nivel cultural, educativo e incluso social. Los más utilizados son el “Mini-Mental State Examination” y el “examen cognitivo de Lobo“.

Mi último consejo es que veáis la película “Arrugas” que trata sobre la enfermedad de Alzheimer.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .