Salud para Todos: Muévete… por tu Salud

Realizar una alimentación equilibrada, tipo “dieta mediterránea”, y practicar actividad física de forma regular son dos elementos claves en la consecución y mantenimiento de la salud.

Son numerosos y ampliamente reconocidos los beneficios de la actividad física para la salud (Tabla 1)

Tabla 1. Algunos beneficios de la actividad física sobre la salud

Igualmente está demostrado que el “sedentarismo” supone un factor de riesgo para el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas y de muerte por enfermedad cardiovascular, cáncer,… En los países desarrollados los niveles de sedentarismo alcanzan la categoría de pandemia (una de cada tres personas adultas no hace suficiente ejercicio), achacado a la industrialización, el progreso tecnológico, la urbanización y una escasa integración del ejercicio físico en el tiempo de ocio. También sabemos que el sedentarismo aumenta con la edad y es mayor entre las mujeres.

Si bien a todo ejercicio físico se le puede considerar una actividad física, no toda actividad física es ejercicio físico.  Se considera como actividad física a cualquier Movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos y que origina un gasto energético. Por ej:  caminar, bailar, subir escaleras, trabajar, barrer, planchar, … Mientras que hablamos de ejercicio físico como una actividad física que es planeada, estructurada, repetitiva y dirigida a un objetivo de mejorar o mantener la forma física. De forma general y resumida hay varios tipos de ejercicios físicos:

Aeróbico o de resistencia, que aumentan la salud del corazón, pulmones y sistema circulatorio, retrasan o previenen enfermedades como la diabetes, hipertensión, cáncer… Por ej: caminar, montar en bici, nadar, …

De fuerza o musculación, evitan, retrasan o recuperan parte de la musculatura y aumentan la fuerza. Por ej: pesas, bandas elásticas, remar sentado, extensión de piernas,…

De flexibilidad, sirve para preparar a la musculatura para el esfuerzo posterior y para devolverla a su estado basal tras un periodo de ejercicio. Por ej: estiramientos, yoga, pilates,…

Sobre el tipo, la frecuencia y duración del ejercicio físico, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como recomendación practicar al menos 150 minutos de ejercicio físico aeróbico moderado a la semana (lo cual correspondería a caminar 30 minutos cinco días), combinado con ejercicios de resistencia 2-3 veces por semana.

   Cada sesión de ejercicio debe contemplar una fase de calentamiento 5-10 minutos, la fase de esfuerzo o ejercicio propiamente y de una fase de recuperación o estiramientos, 5-10 minutos o ejercicios de relajación. Y para recuperar bien no olvides descansar por la noche ( al menos 7 horas cada día).

Para incrementar la actividad física a diario puedes aplicar pequeños trucos como “subir por las escaleras en lugar de coger el ascensor”, “bajar una parada antes del transporte público”… Aunque no parecen sea igual de efectivo que el ejercicio físico, te puede ser útil para abandonar el sedentarismo.

Cualquier momento y edad es buena para iniciar una actividad física.

Recuerda: “Muévete… por tu salud”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .